JORGE BARATA, EL HOMBRE CLAVE EN LOS CASOS KEIKO FUJIMORI Y ALAN GARCÍA

Nacional-4155pgLIMA: Que hable y cuente lo que sabe. Fiscalía y abogados se preparan a corroborar los dichos de Marcelo Odebrecht. Versión de la declaración llegará al Perú dentro de dos meses. Nuevos nombres aparecen en la investigación.

La declaración de Marcelo Odebrecht no es una sentencia. No condena ni absuelve a nadie. Es apenas la primera escena de la investigación del fiscal José Domingo Pérez Gómez. Una indagación preliminar que hoy alcanza a la ex candidata presidencial de Fuerza Popular Keiko Fujimori y que puede ampliarse a otros personajes mencionados por Odebrecht o que aparecen en sus agendas telefónicas.

A Marcelo Odebrecht también le preguntaron y respondió sobre los ex presidentes Alan García y Ollanta Humala, la constructora Graña y Montero y hasta, aseguran, del actual presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Pérez Gómez tiene un primer punto de partida. Un escalón importante, pero que no es definitivo. Es el comienzo de una empinada y resbaladiza escalera. Marcelo Odebrecht no afirmó ni dijo nada definitivo en su declaración, en las oficinas de la Policía Federal de Curitiba.

Reiteró lo que ya había dicho en mayo, en la declaración que dio al fiscal Germán Juárez Atoche. El empresario brasileño está obligado, por la “delación premiada”, a decir la verdad, y esto incluye no cambiar de versión cada vez que es interrogado.

De acuerdo con la versiones recogidas por La República, el empresario brasileño señaló que la política de la empresa era apoyar económicamente a los principales candidatos de una contienda electoral. Pero que la persona que sabe y conoce los detalles de esos aportes en el Perú era el ex superintendente, Jorge Simoes Barata.

Fiscales y abogados de las partes, consultados en las últimas horas por La República, nos dejaron un mensaje: todavía no hay nada que celebrar, tenemos mucho por investigar y corroborar. Hasta entonces, no hay nada claro.

“Estamos preparados para afrontar las diligencias que vienen”, nos dijo en Curitiba el abogado peruano de Fujimori, Edward García Navarro. “La declaración es reservada, lo que puedo decir es que la diligencia ha sido positiva, se cumplió el objetivo para nosotros”, declaró a su vez a los medios brasileños.

Al final del interrogatorio, los fiscales y abogados firmaron un acuerdo de confidencialidad ante el procurador brasileño Orlando Martello. Un acuerdo para no ventilar en público lo que Odebrecht declaró. Por eso, lo que se conoce hoy son datos revelados extraoficialmente a la espera de la versión final del Ministerio Público.

Dicen que dijo

De lo que ha trascendido, Odebrecht habría señalado que es muy probable que su empresa financiara la campaña presidencial de Fujimori. Al igual que la de otros candidatos con posibilidades en el Perú. El abogado brasileño de Keiko, Beno Brandao, le pidió precisar si eso suponía que entregaron dinero a la lideresa de Fuerza Popular; el empresario habría respondido que tenía “casi certeza”, pero que eso solo lo puede responder o confirmar Barata.

Sobre su respuesta a la frase “aumentar Keiko para 500 e eu fazer visita”, las fuentes no coinciden. La versión que llegó a Lima y generó aplausos en el Congreso fue que respondió que no recordaba por qué aparece eso en su agenda. Odebrecht habría explicado que todas las frases no eran suyas. Algunas eran, según dijo, lo que otras personas le decían o escribían, sin que él pudiera dar fe de que fueran ciertas o reales.

Entonces, habría dicho que no recordaba, aseguran, si esa frase le correspondía o fue algo que le trasmitió Barata y que incluso podría estar descontextualizada. Otras fuentes afirman que respondió que a partir de esa frase él “deducía” o “suponía” que ya le habían entregado dinero a Keiko Fujimori y que se le iban a entregar otros 500 mil dólares. Insistió, en eso hay coincidencia, en que debían preguntar a Barata.

De Barata y AG

Jorge Barata es el que sabe a quién, cuánto y por qué se entregó dinero en Lima. Y si el aumento de 500 mil dólares que anotó Odebrecht se hizo realidad o solo fue una posibilidad. Una precaución si trascendía al público que también estaban financiando al candidato Ollanta Humala. Lo que no sucedió. Eso recién se conoce en la actualidad.

El estudio de abogados Arsenio Oré, a cargo de la defensa de Fujimori en el Perú, emitió un comunicado en el que afirma que no es cierto que Odebrecht declaró que tiene certeza de que se entregó dinero a la campaña de Keiko Fujimori. Además, señala que dijo no haber tenido trato con la lideresa de Fuerza Popular, ni la conoce.

De las fuentes consultadas por este diario, Odebrecht volvió a reiterar que entregaron dinero a la candidatura de Humala y que Barata no estaba de acuerdo. Agregó que este caso fue el único aporte en campaña en la que él participó por el pedido que le hizo el Partido de los Trabajadores. En los demás casos se encargó la oficina de Lima.

Sobre las 35 siglas “AG” que aparecen en su agenda electrónica, el empresario habría respondido que en un caso sí recuerda que se trata del ex presidente Alan García. Un viejo conocido de la familia Odebrecht, según la traducción o interpretación de una fuente. La referencia al proyecto del Gasoducto del Sur en manos de la empresa Kuntur. En otra frase, habría respondido que se trata de la empresa Andrade Gutiérrez.

Video en Brasil

La declaración de Marcelo Odebrecht fue grabada en video. No se trascribió de inmediato, como sucede en el Perú. Ahora, como parte de la cooperación judicial internacional, la procuraduría de Brasil procederá a transcribirla para remitírsela al Perú, a la oficina que dirige el fiscal superior Alonso Peña. Allí será traducida antes de entregarla al fiscal José Domingo Pérez. Todo este trámite podría demorar un par de meses.

La investigación preliminar establece que esa declaración debe permanecer reservada. Pero la fiscalía debería evaluar hacerla pública cuando llegue al Perú. En las fiscalías de lavado de activos nada permanece en secreto mucho tiempo, rápidamente trasciende a la prensa y esta vez no será diferente.

Los abogados de Keiko Fujimori, Arsenio Oré Guardia y Edward García Navarro, han enviado un pedido a los fiscales brasileños solicitando que se levante la reserva de esa declaración por el interés de la opinión pública y la sociedad peruana. Lo más probable es que les digan que no procede o remitan el pedido a la fiscalía peruana.

También haría bien el Ministerio Público y el fiscal Pérez Gómez en aclarar qué o a quienes está investigando. Al iniciar su labor en la fiscalía de lavado de activos, el Ministerio Público comunicó que investigaría los aportes a la campaña de Keiko Fujimori.

Sin embargo, en Curitiba, Pérez Gómez ha preguntado otros temas que exceden esa investigación y podrían colisionar con las investigaciones que realizan el fiscal Germán Juárez Atoche, José Castellanos o el Equipo Especial de las fiscalías anticorrupción. ¿Él va a investigar todo o derivará las respuestas a sus colegas?, se preguntaron en el MP.

La procuraduría brasileña logró grandes avances y se ganó el apoyo de la opinión pública a partir de ser transparente en sus investigaciones. La transparencia, señalan en medios judiciales, es importante para luchar contra la corrupción.

Lo que se viene

El segundo gran paso del fiscal Pérez Gómez, y en general de las fiscalías de lavado de activos, en la investigación a Fujimori y el resto de casos, es lograr que el ex superintendente de Odebrecht Latinvest vuelva a colaborar al 100% con la fiscalía.

Esto supone que Barata declare y entregue pruebas o indicios que permitan a las autoridades encontrarlas. Un segundo acuerdo de colaboración eficaz podría ser posible. Las pruebas que Marcelo Odebrecht dijo no estar en condiciones de entregar, en su declaración de este 9 de noviembre, las puede aportar el mencionado funcionario .

Para esto, dicen los expertos, el Ministerio Público debe trabajar unido. Las fiscalías anticorrupción y las de lavado de activos deben dejar sus egos personales y trabajar con un solo objetivo y sin deslealtades, anotan. La fiscalía anticorrupción ya decidió considerar a Barata solo como colaborador y archivar provisionalmente cualquier otra investigación.

Lo propio, dicen en el Ministerio Público, deberá hacer el fiscal coordinador Rafael Vela Barba y su equipo. El ex superintendente de Odebrecht Latinvest no puede ser colaborador y procesado a la vez. Germán Juárez debe decidirse entre Jorge Barata y Martín Belaunde. Sus historias, dicen abogados penalistas, son contradictorias y no puede quedarse con los dos.

Este tema también incluye a la constructora en el Perú. Barata sabe, pero las pruebas documentales las tiene la compañía. Esperar a que se desclasifiquen los archivos de la empresa encriptados en Suiza puede tardar muchos años y, al final, llevarlos de vuelta a Barata.

Justamente, la declaración de Marcelo Odebrecht comenzó con retraso porque hubo una negociación previa entre sus abogados, la procuraduría de Brasil y los fiscales peruanos.

Odebrecht exigió que su declaración no sea utilizada para perseguirlo penalmente, ni a otros funcionarios acogidos a la delación premiada, ni a la propia empresa, que considera que está sufriendo las consecuencias de su colaboración con la justicia. Vela Barba y Pérez Gómez firmaron el compromiso y recién entonces Odebrecht empezó a hablar. (La República/César Romero)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *